YO CREO EN DIOS ORACIÓN DE LA MAÑANA PARA RECIBIR TODAS LAS GRACIAS Y BENDICIONES DEL SEÑOR


Apreciados hermanos de Yo creo en Dios, que la gracia y la protección de nuestro Señor, llegue hoy a todos ustedes.

Por lo general en nuestro día a día, vivimos corriendo de un lado para otro, en medio de los afanes que nos trae el mundo, muchas veces llenos de angustias y de temores por el mañana, quejándonos de nuestros problemas y de las carencias que creemos tener, de las dificultades y obstáculos que se nos presentan, pero no nos detenemos a pensar por un momento en todas las bendiciones que recibimos del Señor.

Es por eso que en esta oportunidad, te traemos esta maravillosa oración a nuestro buen Dios, para decirle lo mucho que creemos en él, para darle gracias por todos los favores recibidos, pedir su ayuda y para establecer un vínculo aún más grande con él.

Te invitamos a hacer esta bella oración con mucha fe y amor cada vez que quieras acercarte al Señor, o durante nueve días seguidos si tienes alguna necesidad en especial.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Yo creo en Dios porque escucha mi voz suplicante, inclina su oído hacia mí, y me mira con amor y misericordia. Cuando estaba en el pecado, me envolvían redes de muerte, me alcanzaban los lazos del abismo, la tristeza, la angustia y la desesperación me consumían, pero invoqué el nombre del Señor y él salvó mi vida.

El Señor es bueno, compasivo y misericordioso, el Señor guarda a los humildes de corazón que reconocen sus culpas. Estando yo sin fuerzas, él me rescató y le dio paz a mi alma. El Señor ha sido grande conmigo, pues arrancó mi alma de la muerte, de mis ojos limpió las lágrimas y preservó mis pies de la caída.

Yo creo en Dios porque en mi angustia pensaba: Mi Dios es el único que puede salvarme y así lo hizo. Cómo pagaré a mi Señor todo el bien que me ha hecho, le alabaré y exaltaré por siempre porque me libró de la perdición y ahora caminaré en su presencia por los valles de la felicidad, del amor y de la vida.

Dirige tu mirada compasiva un instante hacia mí, en el día del sufrimiento y la angustia, permíteme escuchar tu voz divina, atiende a mi clamor porque mi alma puede perderse y tú eres el único que me infundes y me das paz y consuelo. Que tu soplo de vida sacuda las dudas y los temores en mí y provoques en mi corazón una energía vital renovada, y con toda la confianza en ti, hoy quiero pedirte, que me ayudes con esta urgente necesidad:

(Ahora dile a nuestro Señor la dificultad por la que estás pasando y pide su generosa ayuda.)

Te doy gracias Señor de todo corazón, porque recobraste mi alma, tú me das sosiego, paz y tranquilidad y eres bueno conmigo. Yo me postraré a tus pies para dar gracias a tu Santo nombre, por tu misericordia y lealtad, por todos los memoriales que has hecho en mi vida, y por todas las veces que me escuchas, me rescatas y acrecientas mi valor.

Que todos los hombres te alabemos al escuchar tus palabras, porque tu boca es sabia y está llena de gracia y amor con nosotros tus hijos. Tú Señor eres sublime, glorioso, majestuoso y pones tus ojos en el humilde y de lejos conoces al soberbio. Cuando camino entre sendas oscuras, tú Señor me libras y me cuidas y extiendes tu brazo poderoso contra la ira del enemigo y me salvas de todo mal y peligro que me pueda lastimar.

Señor, Dios mío, tu misericordia conmigo es eterna y tu amor es infinito, no abandones la obra de tus manos, acompáñame siempre. Hoy tengo la certeza de que tu nombre es fiel, pues has hecho grandes cosas en mí, has transformado mi vida y me has sacado del abismo. Tú tienes una alianza con tu pueblo y no dejarás a ninguno en la perdición, pues a ti acudimos suplicantes y esperamos y confiamos en tu bondad.

Dios mío que el honor, la grandeza y el poder soberano que te acompañan, me lleven a alabarte y a bendecirte todos los días de mi vida, y que al confiar en los proyectos de salvación y revelación que tienes destinados para mí, logre hacer tu santa voluntad acudiendo siempre a tu sabiduría y fortaleza.

Ayúdame Señor a afrontar mi vida con decisión, protégeme en mi debilidad y ayúdame en los momentos de las pruebas que me depare mi vida de ahora en adelante. Tú que eres mi luz y mi Dios, guíame por caminos de amor, paz y reconciliación. Ayúdame también para actuar siempre a favor de los débiles, los últimos y de los humildes y que de esa manera, mi vida sea de tu agrado.

Tú mi Dios eres el símbolo de todo bien, todas las bendiciones provienen de tus manos, tú haces que mi historia de vida sea perfecta y me sostienes en todo momento y dificultad. Tú logras sacarme del lodo en el que a veces caigo, tú me salvas de todos los peligros que a diario me acechan y siempre vas delante de mí, librando mis batallas, auxiliándome e intercediendo por mí, es por eso que la victoria siempre es tuya.

Señor, yo soy tu creación, tu obra, y tú eres mi Dios, el todopoderoso, mi Rey, para quien nada es imposible, mi alma confía en tu amor y en tu misericordia, por eso oro siempre, para que mis ojos permanezcan en ti y en tus caminos.

Amado Dios tú resucitaste a tu hijo Jesucristo de la muerte y sé que harás lo mismo, por todos nosotros, los que en ti confiamos y creemos, nos salvarás de la muerte que trae el pecado, nos alejarás y traerás vida y felicidad a nuestras vidas por siempre, por eso diré todos los días “Yo creo en Dios”, por su amor infinito y por su misericordia.

AMÉN +

Ahora haz el Credo un Padre Nuestro, tres Ave Marías y tres Glorias.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada