DIOS TE ABRE PUERTAS, PERO DEBES MANTENERTE DILIGENTE


Cuando se corta un árbol, queda aún la esperanza de que retoñe y de que jamás le falten renuevos. Aunque ya esté vieja la raíz y el tronco se esté pudriendo en el suelo, al sentir la frescura del agua, reverdecerá; echara ramas como una planta tierna.

Job 14: 7-9.

Si un árbol aun cuando lo cortan y su raíz es vieja y parece tenerlo todo en contra tiene esperanza de volver a crecer, echar ramas y dar frutos, con mayor razón tú debes confiar en que saldrás de aquella dificultad en la que te sientes atascado, debes pensar y actuar con optimismo, con esperanza y fe en que Dios te guiará y te ayudará a afrontar esa situación difícil que te hace sentir asfixiado.

Nunca abandones la esperanza, no olvides que no estás solo, que Dios siempre está contigo y envía siempre ángeles que te acompañan, que te devuelven la ilusión y te recuerdan que tienes un objetivo que alcanzar y por esto no puedes atascarte en un solo lugar o en una circunstancia pasajera.


Recuerden que en otro tiempo estaban sin Cristo, separados de la nación de Israel, y no tenían parte en las alianzas ni en la promesa de Dios. Vivían en este mundo, sin Dios y sin esperanza. Pero ahora, unidos a cristo Jesús por la sangre que él derramó, ustedes que antes estaban lejos están cerca.

Efesios 2: 12-13.

Porque las dificultades, así como todo en la vida son instantes, momentos que pasan y que eres tu quien decide si detenerte en algún lugar o momento de la vida o seguir y hacer camino mientras caminas, porque cuando no conocías de Dios, cuando estabas lejos de Cristo no tenías esperanza porque no sabías de su misericordia y sus alianzas, pero ahora que estas con Él, que está en tu vida eres parte de su pueblo por tanto estas hecho para ser feliz.

No abandones entonces la esperanza ahora que la has disfrutado al ser parte de los escogidos por Dios, no te entierres en vida, no te sientas en la muerte cuando Dios ha enviado a su hijo, que ha resucitado para que tu resucites con Él y vivas en el presente, compartiendo con quienes están en tu vida y teniendo una vida plena.


Hermanos, no queremos que se queden sin saber lo que pasa con los muertos, para que ustedes no se entristezcan como los otros, los que no tienen esperanza. Así como creemos que Jesús murió y resucitó, así también creemos que Dios va a resucitar con Jesús a los que murieron creyendo en él.

1 Tesalonicenses 4: 13-14.

Dios te ha permitido ver y entender lo que pasa con los muertos, pero no los de muerte física, sino esos que mueren en espíritu, aquellos que han perdido la esperanza, los que se quedaron atrapados en el pasado o los que viven angustiados por el futuro, quienes no creen que como Jesús pueden resucitar a la vida eterna, para que tu no pierdas la esperanza, para que creas que así como Cristo murió y resucito, tu puedes resucitar al creer en Él, al creer que la vida no termina en cuanto tienes una dificultad.

Parte importante de la vida es aprender a pasar con fe y gloria esos instantes de tropiezo, esas pruebas que la vida te presenta, que no son más que aprendizajes y experiencias que te fortalecen y hacen que seas cada vez más humilde y ayudes así a quienes pasan por momentos difíciles y te piden auxilio al sentirse abandonados o estancados.


Por tanto, señores, anímense, porque tengo confianza en Dios y estoy seguro de que las cosas sucederán como el ángel me dijo.

Hechos 27: 25.

 Confía en que las cosas sucederán como te las han profetizado los mensajeros de Dios, los ángeles que él pone en tu camino y que aunque el barco naufrague, Dios te dará un flotador para que no te ahogues, porque él no te deja solo en los momentos de dificultad, Él está al otro lado del mar diciéndote que camines sobre las aguas y no pierdas la fe.

Porque mientras estés con Dios y más importante aún, mientras confíes en Él sin importar nada podrás cruzar el mar incluso con la marea alta, porque si caes y empiezas a ahogarte él te dará la mano y te sacará de allí, pero si mantienes tu fe intacta ni siquiera llegaras a ahogarte, no te sentirás hundido en un abismo sin salida, no creerás que la adversidad que pasas es más poderosa que tú y saldrás avante, fortalecido y con muchos aprendizajes de aquel momento amargo.


¿Por qué voy a desanimarme? ¿Por qué voy a estar preocupado? Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. ¡Él es mi Dios y salvador!

Salmo 42: 5.

No te desanimes, no desesperes porque Dios es tu es tu salvador y si tienes tu esperanza en Él nunca saldrás defraudado, no tienes que pasar angustias y preocuparte por lo que no puedes solucionar porque Dios te dará la sabiduría para resolverlo siempre y cuando no te alejes de Él, ni desconfíes de su poder, alábale siempre que puedas e incluso cuando no, ten tiempo para agradecerle, porque su misericordia es infinita y te protege en todo momento.

Conserva la fe, no dudes que Cristo está contigo, no te hundas en el pesimismo porque quien pierde la esperanza causa su muerte, es tu actitud y falta de confianza en los dones que Dios te ha dado lo que te impide ver que el problema no es tan grande como lo crees y que estas en toda la capacidad de seguir y ser feliz.

Que Dios te ilumine y te bendiga.

Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada