ORACION A LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO PARA OBTENER SU AUXILIO EN UNA SITUACION DESESPERADA


Apreciados hermanos de Yo creo en Dios, bienvenidos una vez más a nuestro canal y que nuestro Padre Celestial y su bendita madre, los llene de bendiciones en este nuevo día.

Son muchas las oportunidades en las que nos encontramos angustiados y desesperados, debido a los problemas que se nos presentan, a los inconvenientes y contrariedades que tenemos que afrontar y que en ocasiones no podemos resolver.

Es por este motivo, que en esta ocasión queremos compartir contigo, esta milagrosa oración a la Virgen del Perpetuo Socorro, para pedir su divina intermediación, para obtener un milagro en nuestra vida.

Te invitamos como siempre, a hacer esta oración con mucha fe y con mucho amor, durante nueve días seguidos, con la esperanza de que muy pronto recibirás la ayuda de nuestra amada Virgen María.  

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Santísima Madre mía, dulce Virgen María, Madre de Jesús y reina del mundo, te amo, pues a ninguno abandonas, desprecias o dejas sin consuelo, tú Madre mía, habitas en mi corazón porque estás llena de dulzura, de ternura y de amor, y siempre me recibes cuando tengo angustia y dolor. Madre Santa, llena de piedad, en ti confío, porque en ti encuentro luz, gozo y paz. Dulce Madre, tu amorosa protección es inigualable y por eso siento tranquilidad al estar contigo.

Te doy las gracias bendita María, por ser auxilio y alivio mío, no me prives nunca de tu gracia y de tu amor, escucha mis plegarias porque confío en tu misericordia y en tu caridad y socórreme piadosísima Madre del Perpetuo Socorro, pues tengo la seguridad de que me oyes y atiendes a mis clamores para entregárselos a mi Padre celestial.

Virgen Santa, e Inmaculada Madre, tu que acompañaste a tu Hijo en el camino del dolor quiero que me acompañes ahora a mí, en este sufrimiento que me aqueja, encamina mis senderos y aumenta mi fe en tu querido y adorado hijo Jesús, mi Salvador. Virgen buena, Virgen de toda piedad, por lo mucho que sufriste a los pies del Sacrosanto Madero, cuando viste a tu Divino Hijo inmolado en la Cruz, quiero que me enseñes a ser fuerte y valiente como tú para sobrellevar todas mis cargas o poder dejarlas a los pies de mi Señor.

Virgen fuerte en el dolor, hoy te necesito más que nunca, en este momento me pongo en tus manos, ten en cuenta todas mis súplicas, ayúdame en mi debilidad, en mi muy difícil situación acudo a ti, ampárame, cuídame y protégeme, dame tu apoyo bondadosa Señora, para que se aleje de mi la angustia y la ansiedad que me produce este problema que hoy tengo, y del cual necesito tu milagrosa ayuda:

(Ahora pide con mucha fe la gracia que deseas alcanzar de la Virgen amada y generosa).

Mi querida madre misericordiosa, a ti que eres mi esperanza, mi mediadora y mi consuelo, con toda mi fe te hago llegar mis problemas, pues tú tienes el poder de acercar mi oración a Jesús y puedes alcanzar de él para mí, la sabiduría para obtener la solución que necesito. Tú que eres poderosa y mi buenísima madre Celestial, te pido que tu plegaria intercesora me asista ante tu Hijo Amado, mi Divino Redentor, y me alcances por piedad todas sus bendiciones y el remedio para lo que es la causa de mi dolor y desespero; con humildad te lo imploro y por eso hoy te suplico por tu bendita ayuda.

Virgen del Perpetuo Socorro, compasiva y generosa Madre del cielo, tú que ayudas a tus fieles a actuar con humildad y pones en el Corazón Sagrado de tu Hijo Jesús nuestras plegarias, nuestras súplicas y nuestros ruegos, trae alivio a mis penas y felicidad a mi vida, devuelve a mi corazón la paz y la tranquilidad que tanto anhelo, pues tengo la seguridad de que me escuchas y conseguirás para mí el perdón de mis culpas, porque mi Dios es compasivo y misericordioso, lento a la cólera y rico en clemencia y sé que él sabrá perdonarme y olvidar todas mis iniquidades.

Virgen María, Santa y buena, madre de todos los hombres, déjanos contemplar tus virtudes y enséñanos a imitarlas; pide para nosotros el don del amor de Cristo, escucha y atiende las súplicas de nosotros tus hijos y allánanos los caminos de la vida para que estemos siempre unidos a ti y a tu hermoso Hijo Jesús para poder vivir en paz.

Dulce María, haz que cada día que trascurre, nos acerquemos más al Padre y nos parezcamos más a ti, en la humildad y en la obediencia, para agradar a nuestro Dios como tú lo hiciste Madre Santa y vivamos así, en paz y alegría y llegada la hora podamos compartir contigo la gracia de contemplar, alabar y adorar al Padre Amado por toda la eternidad.

ASÍ SEA +Ahora haz el Salve, un Padre Nuestro, tres Ave Marías y tres Glorias.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada