ORACIÓN AL ANGEL DE LA GUARDA PARA PEDIR SU COMPAÑÍA Y PROTECCION


Gracias por estar nuevamente en Yo creo en Dios, tu refugio espiritual.

Hoy queremos invitarte a realizar esta milagrosa oración a nuestro Ángel de la Guarda, para pedirle su bendita compañía y protección, para que nos ayude y esté a nuestro lado, sobre todo en los momentos que más lo necesitemos.

Es importante dedicarle varios minutos de tu tiempo, para que por medio de él, nuestro amado Dios, escuché nuestras necesidades y nos ayude a seguir adelante. Si tienes alguna petición en especial, realízala durante nueve días seguidos, con mucha fe y amor.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Bendito y amado Ángel de la guarda, quiero agradecerle a Dios por las grandes maravillas y por todos los favores que a través tuyo me envía cada día, sé que Él está a mi lado regalándome su Amor y sus bendiciones. Ángel guardián, ayúdame para que la tristeza y la pena se vayan de mi vida, pues con esperanza e ilusión te pido poder reparar mis faltas y hacer el bien a mis hermanos, porque confío en Dios que es misericordioso y me escucha y reconozco su inmenso poder sobre mí.

Oh dulce Ángel de mi guarda, sé que me cubres con tus alas, me guías por sendas tranquilas y me llenas de luz, bendice por favor mi vida, mi hogar, mi salud y el trabajo que realizo con mis manos. Leal defensor y poderoso protector mío, tú me ayudas a vencer a mis enemigos y cuidas mis sendas en toda ocasión, tú me ayudas a tomar las decisiones correctas, ven a mí con tu energía luminosa y haz que llegue a mí la paz, la armonía, el amor y el bienestar que anhela mi alma.

Ruego a Dios para que tu presencia se manifieste en cada cosa que realice, para así sentirme un poco más cerca de la Santísima Trinidad. Tú que conoces mi corazón y sabes todo por lo que estoy pasando, por favor líbrame de las desdichas, de los castigos y aflicciones que quieren entristecer mi vida, y dame tu asistencia sin tardanza para que pueda tener tranquilidad, calma y felicidad, y te pido que por tu bondad, apartes de mí toda maldad, miseria, ruina y desdicha que intente llegar a mi ser.

Ángel bello y poderoso, aleja para siempre de mi vida todo lo que me hace desfallecer, lo que debilita mi ser y todo lo que me perjudica; te pido que me ayudes con estas cargas que me atormentan y me angustian, y si es posible que llegue a mí la grandeza del Altísimo, para que mis caminos queden despejados y pueda tener discernimiento en las decisiones que tome. Deseo que se abran todas las puertas de bienestar y de éxito y se cierre el paso a mis enemigos y a las malas personas que quieran lastimarme.

Santo Ángel bendito, ahora que tengo tantas dificultades en las que también hay carencias económicas, no me dejes ni me abandones, pues preciso de tu ayuda para tener lo necesario para vivir dignamente. Ángel mío, por el poder que te otorgó el misericordioso Padre celestial, que sana, salva y libera, mira estas necesidades que te presento y ayúdame te lo ruego, atiende todas mis súplicas y pídele al Padre Creador que me de fortaleza y valentía para que con su gracia pueda superar todas estas adversidades. Pídele que me conceda la sabiduría para resolver todos mis problemas, en especial solicito tu divina intercesión para solucionar esta difícil situación:

(Ahora pídele al Ángel de la Guarda con mucha fe para que interceda ante el Señor, y te ayude a solucionar lo que deseas resolver)

Dulce Ángel bendito, también te ruego que seas mi buen amigo y sabio consejero, para que todo sea positivo en mi vida. Limpia si es posible mis caminos y ayúdame a despejarlos de todo lo negativo, de lo que no me deja avanzar en mi vida; rodéame con tu fuerza para que camine con seguridad y fluya con plenitud en el amor, la caridad y la justicia de Dios.

Acudo a ti Ángel de mi Guarda, porque eres mi guía, mi amigo y dulce compañero, tú siempre me cuidas y me proteges y jamás dejas de defenderme ante los peligros. Dirige por favor todos mis pasos hacia el bien, y no me abandones en el momento de la angustia y la desesperación. Dame por tu amor, alivio y consuelo a mi alma e ilumíname en la oscuridad; pero, sobre todo, se tú mi mediador ante Dios y pídele la ayuda que necesito.

Santo Ángel apacible, espíritu Celeste que me prestas tu ayuda incondicional, tú que me cubres con tu luz, dale alivio a mi corazón que está abatido, y yo de mi parte te daré mi total agradecimiento por lo que haces cada día por mí, por la serenidad que me das cuando mi ser se siente perturbado y por ser mi maestro, mi tutor y mi consejero. Por el amor con que me miras y me defiendes, por ser quien lleva mis peticiones ante el Altísimo y porque me alcanzas de sus manos el remedio a mis penas, hoy te presento mi reconocimiento y mi fidelidad.

Ángel mío, una vez más acudo a ti y te busco, pues quiero experimentar tu singular y prodigioso amparo y en todo momento recibir tu defensa. Dulce Ángel de la guarda, que moras junto al Todopoderoso, tú que con gran amor me vigilas y me guardas día y noche; te ruego que sigas siendo mi refugio y que me sigas dando tu bendita ayuda.

Te suplico que seas mi poderoso y fiel mensajero, y que hagas llegar al Cielo todas mis peticiones que hoy te confío. Dulce Ángel, piadoso y bondadoso, que por la misericordia de Dios estás a mi lado, tú me resguardas con entrega y dedicación y me asistes cuando las dificultades y penas me afligen, hoy quiero pedirte con gran esperanza e ilusión que hagas posible para que mejoren todas las cosas a mi alrededor, y no permitas que me desanime ni que pierda la fe en Dios.

Santo Ángel celestial, mi amigo y cuidador, tu presencia siempre ha sido constante en mi vida, te he sentido a mi lado acompañándome, tanto en las alegrías como en las tristezas, y he sentido cómo vigilas todos mis caminos para que no caiga en tentación; he sentido tu auxilio cuando las adversidades me han llenado de angustia, y por ello te pido con todo mi ser que no te alejes de mí, ni permitas que mi sufrimiento se extienda, para que pueda tener paz y sosiego en mi vida.

Bendito Ángel de luz, te ruego me ayudes, pues tú sabes que sufro por no poder resolver mis problemas, yo te invoco con todo mi ser, Divino Ángel de la Guarda, para que llegue a mí la ayuda que preciso, espero que muy pronto la alegría descienda sobre mí y se aleje la tristeza y la angustia que siento por dentro.

Gracias Ángel bueno, por socórreme y brindarme sabiduría para restaurar mi vida y que pueda sentir dicha a mi alrededor nuevamente, no me pierdas nunca de vista y muéstrame lo que es agradable a Dios, para poder hacer su voluntad, a fin de que cuando llegue el momento, pueda yo con tu compañía y la de todos los Ángeles, obtener la vida eterna amándole y alabando su Santo nombre por toda la eternidad.

ASÍ SEA +

Recuerda confiar en el Santo Ángel de la Guarda, el cual envió Dios para protegernos de todo mal, de seguro tu vida mejorará y encontrarás la paz que tanto has buscado.

Ahora haz un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.


    • Adriana
    • enero 22, 2020
    Responder

    Las oraciones son hermosísimas, pero aveces son muy extensas. ¿Habría la probabilidad de hacerlas solo un poquito nomás, menos largas? Les repito que son muy lindas pero muy largas, es mi humilde opinión. Muchas gracias, que DIOS los Bendiga infinítamente.

Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada