ORACIÓN DE LA MAÑANA AL ESPÍRITU SANTO DE DIOS PARA QUE NOS REGALE SU SABIDURÍA Y PROTECCIÓN


Estimados amigos y hermanos de Yo creo en Dios, reciban hoy toda la sabiduría y protección de nuestro bendito Espíritu Santo de Dios.

Son muchas las oportunidades en las que nuestra vida ha tomado un rumbo diferente del que quisiéramos, pues al parecer, solo llegan problemas y dificultades, las cosas no fluyen como esperamos y el cansancio y la derrota por momentos se apoderan de nosotros.

Es por eso que en esta mañana te traemos esta milagrosa oración al Espíritu Santo de Dios, para que nos regale su sabiduría y protección, y nuestra vida realmente de un giro, y comience a cambiar de manera positiva.

Haz esta oración con mucha fe y amor en las mañanas, durante nueve días seguidos si tienes alguna petición en especial, confiando en que muy pronto, tu vida cambiará.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Espíritu Santo de Dios, de infinita caridad, lléname de tu sabiduría y de tu protección, de tu fuerza y entendimiento, inúndame con tu presencia y quédate a mi lado, envuélveme con tu amor y tu piedad, ya que eres fuente de la luz celestial. Ilumina mis actos y mis palabras y purifica mi alma y mi cuerpo por tu gran bondad, tú eres el agua de vida que quiero beber siempre para nunca más tener sed, en tu amor confiaré porque en ti hallo siempre descanso y esperanza, y tu fidelidad me acompaña todos los días de mi vida.

Espíritu Santo Bendito, tercera persona de la Santísima Trinidad, amor del padre y del hijo, perdona mis continuas infidelidades hacia ti, y dame gozo y serenidad. Dulce huésped del alma, todo mi ser te exalta y te adora; tú eres la llave que abre las puertas cerradas de mi terco corazón y me enseñas con paciencia a amar y a perdonar las ofensas que me hacen, y por eso levanto mis ojos al cielo para alabarte y darte gracias por estar aquí para ayudarme siempre.

Por favor Santo Espíritu, ven a mí vida, entra en mi casa y en mi familia, que en ti buscamos amparo, protección y defensa, para salir victoriosos de todo aquello que nos aflige y nos entristece. Espíritu Santo de Dios, cuya gloria colma los cielos y la tierra, ilumíname con tu luz radiante, fortifícame, guíame y consuélame; ven y sana mi corazón herido y adolorido por el odio y el resentimiento, ayúdame a sobrellevar las adversidades de la vida con sabiduría, paciencia y tranquilidad y por tu gran misericordia cuídame y líbrame de todo mal.

Espíritu de Dios, en tu presencia nunca hay muerte ni oscuridad, solo luz e inspiración para perdonar y olvidar las ofensas, hazme fuerte para salir de toda mala influencia que tenga en mi vida y en mi corazón, guíame y dirige mis pasos para no cometer errores, ni herir a otros con mi actuar, y si es tu santa voluntad concédeme el alivio y consuelo a mis penas y angustias, en especial te pido tu Santa ayuda en esto que deseo tanto:

(Ayúdame Espíritu Santo, en este favor tan especial que te pido ya que en mis fuerzas no lo puedo alcanzar)

Espíritu Santo Bendito, por tu bondad ven y auxíliame te suplico, para abandonar este pecado que no me deja avanzar en mi espiritualidad y que por mis debilidades humanas no he podido vencer, y es por eso que preciso de tu luz, por favor ilumina mis pensamientos y mis sentimientos para que yo pueda cambiar esta situación que me hace daño; ayúdame y oriéntame, y si es posible dame la gracia de persistir en la oración. Don del Altísimo, permíteme ver con claridad lo que debo realizar y cómo debo orar al Padre Celestial, para que me pueda escuchar.

Espíritu Santo de Dios, yo creo y confío en tu misericordia y te agradezco porque colmas mi vida de paz y de amor y porque atiendes todas mis inquietudes. Espíritu de amor, desde lo más profundo de mi ser, te pido que me ayudes a ser una persona de bien cada día y que me permitas esforzarme en el servicio a los demás, quédate a mi lado dándome el impulso que necesito para seguir adelante, pues sé que tú me llevas siempre por buenas sendas y no dejas que extravíe mi camino.

Espíritu santo de Dios, por tu bondad ilumíname e inspírame con tus benditos dones, yo estoy aquí y tengo mi corazón sediento de ti. Tú que sanas a los enfermos con tu poder y abres las puertas de la justicia y la paz, tú que eres mi compañía en todo momento, no me abandones, y sobre todo ahora que me siento mal, aléjame de la incertidumbre y del miedo, pues me faltan fuerzas para combatir el mal, y sé que lo puedes hacer, porque tú derramas tu gloria sobre la faz de la tierra, y llenas mi vida de esperanza. Transfórmame por favor Santo Espíritu y restaura mi alma abatida, apiádate de mí y pósate sobre mí, no me dejes caer en tentación, pues ya no se vivir sin ti, sin tu presencia y sin tu amor, te necesito, yo creo en ti, yo confío en ti.

Espíritu Santo de amor, otórgame la gracia de no vacilar y hacer con humildad lo que me inspires, para cambiar mis malos caminos, para vivir siempre de acuerdo a las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo. Espíritu puro y bueno, bienaventurado eres, mantenme firme en la fe, quédate junto a mí en la noche para que yo no tema a la oscuridad y en el día guíame para hacer siempre lo que es correcto. Bendito Espíritu yo deseo solicitar una vez más tu ayuda para que rodees mi ser de paz, tranquilidad y sapiencia, para que me permitas tomar siempre las mejores decisiones en mi vida.

Mi dulce huésped del alma, Espíritu Santo de Dios, tú que me sostienes y me amparas, me defiendes y me acoges, nunca me retires tu poderoso auxilio y tu guía, pues eres tú  fuente de gran sabiduría, oriéntame siempre por tu bondad y custodia mi alma por tu amor y tu bondad, hoy encomiendo mi ser, mi familia, mi trabajo, todo lo que hago y todo lo que soy, en tus hermosas manos.

Hoy te agradezco por la misericordia con la que atiendes mis súplicas y mis oraciones, gracias por tus cuidados y tus bellos dones, gracias por tu guía y por las palabras de aliento que me regalas, gracias por tu luz, tu paz y tu consejo y gracias por permanecer a mi lado e infundirme amor por mi padre celestial y por mis hermanos. Gracias por dirigir mis sentimientos y acciones y por mostrarte generoso conmigo, deseo siempre tenerte en mi vida y sobre mí, enséñame a ser humilde de corazón y a tener piedad con todo aquel que necesite de mi ayuda, así mismo como tú eres mi ejemplo y mi inspiración.

ASÍ SEA +Ahora te invitamos a hacer el Credo, un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada