ORACION DE LA MAÑANA, EL SEÑOR JESÚS ES COMPASIVO Y MISERICORDIOSO


Amados hermanos de Yo creo en Dios, cuando nos sintamos tristes, cuando creamos que hemos fallado y hemos hecho las cosas mal, cuando sintamos que no tenemos más fuerzas para luchar y creamos que estamos solos, es preciso recordar que nuestro amado Dios es compasivo y misericordioso, que está dispuesto a acompañarnos siempre, en especial, en esos momentos difíciles y tormentosos por los que estemos pasando.

Por eso, en esta ocasión, te traemos esta bella oración de la mañana, para pedirle a nuestro amado Jesucristo, que perdone nuestros pecados y nos acompañe de ahora en adelante, para que le dé sentido a nuestra vida, y logremos superar todas nuestras dificultades.

Te invitamos a hacer la oración con mucha fe, amor y entrega, seguros de que con Cristo, transformaremos de manera positiva nuestra vida.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Gracias Dios mío porque me regalas un día más de vida y de bendición, gracias por perdonarme todas mis culpas y por curarme de todas mis enfermedades. Gracias Señor Dios mío, por rescatar mi vida de la fosa en la que me han dejado mis malas decisiones y por hacer justicia y defenderme de mis opresores. Gracias Señor Jesús, por ser compasivo y misericordioso conmigo en todo momento, pues tú eres lento a la ira y rico en clemencia, así que te doy gracias por darme tu amor, tu bondad y tu compañía.

Señor Jesús, tú eres bello y amoroso, eres mi luz y mi salvación, tú me das paz y consuelo y atiendes todos mis clamores y mis súplicas. Gracias Señor, porque siempre me escuchas y tienes piedad de mí alma, tú eres mi auxilio y mi roca firme, en ti confío, pues tú eres mi única esperanza. En ti espero Señor Jesús, no me abandones, tú que habitas al amparo del altísimo y vives a la sombra del omnipotente, sé siempre mi refugio y mi alegría.

Dios mío, en ti confío, permite que tus ángeles me cuiden, me protejan y me guíen hacia el bien, pues tú eres bueno y fiel. Amado Señor Jesús, tú eres mi salvador, no permitas que mi pie tropiece, ni que tampoco sea motivo de tropiezo para los demás. Gracias Padre mío por estar a mi lado en todo momento, en la hora de la angustia y de la tribulación, por defenderme del maligno y por darme fuerzas y valentía para combatir las dificultades que en ocasiones se presentan en mi camino.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa, lava  todo mi pecado, pues yo reconozco que constantemente equivoco mi camino y cometo la maldad que aborreces. Dios mío, por favor crea en mí, un corazón puro y noble, y por tu bondad renuévame con espíritu firme y no me arrojes nunca lejos de tu rostro, más bien afiánzame con espíritu generoso y humilde para escuchar solo tu voz. Guíame Señor Jesús para actuar correctamente como corresponde, por favor abre mis labios Dios mío, y mi boca proclamará tu alabanza.

Señor Dios mío, yo te alabo y proclamo tu grandeza, porque en todo momento estás a mi lado y cuando te he clamado y suplicado tu ayuda, tú has venido a rescatarme y socorrerme con prontitud. Gracias Dios mío, porque sé que en ti está mi seguridad, tú has sido para mí un Padre compasivo y misericordioso y por ese motivo quiero poner en tus manos esta difícil situación por la que estoy pasando, para solicitar tu orientación y tu pronto auxilio:

(En este instante pídele a nuestro amado Jesús, que te dé el Espíritu Santo, para que puedas tomar buenas decisiones en tu vida y te dé orientación y guía).

Bendigo a mi Señor Jesús porque en todo tiempo ha sido grande y piadoso, y mi alma se gloría en el Señor, porque ha escuchado mis quebrantos y me ha levantado y me ha llenado de fe y de esperanza. Ahora sé mi amado Jesucristo, que aunque la tristeza y la angustia quieran mortificarme tú siempre estarás conmigo para protegerme y librarme del sinsentido de la vida, lo sé porque tú me has dicho a solas que me amas y que no me dejarás en el desconsuelo y en la desesperación, sino que limpiarás mi llanto y extenderás tu mano fuerte para calmar mi dolor y la pena no tendrá poder sobre mí.

Señor Jesús, tú todo lo puedes y tu bondad es grande para los que en ti confiamos, por eso de rodillas te pediré que me regales el discernimiento en todo lo que me causa inquietud y angustia, y que tu gracia y compasión me envuelvan, pues tu grandeza y tu misericordia son para siempre.

Amado Señor Jesús, te suplico que restaures mi corazón, a veces afligido o herido por las penas que no logro vencer. Dios mío yo sé que tus proezas son admirables y que solo tú tienes el poder de gobernar la tierra entera, también reconozco que todo lo que has permitido en mi vida y en mi historia es perfecto, y que nunca me darás pruebas más grandes de las que yo pueda soportar.

Protégeme Dios mío, que me refugio en ti, tú eres mi bienhechor, mi vida está en tus manos, y por eso mi alma te bendice, porque hasta de noche me instruyes. Contigo a mi derecha no vacilaré, mi corazón se alegra en ti, Dios mío, y mi cuerpo descansa en tu amor, porque tú Señor Jesús, no me entregas a mis enemigos, ni me dejas en la muerte, más bien me enseñas el camino de la vida y me vistes de gozo a tu presencia.

Tu gracia Dios mío, vale más que todo el oro del mundo y por eso mi alma te alaba y se complace en ti, todo mi ser quiere exaltarte y alabarte por tu misericordia, darte gracias por todas las bendiciones que me has brindado y saciarme de tu amor incondicional; mis labios te ensalzan jubilosos, porque has sido grande y bondadoso conmigo. Rey mío, auxilio mío, salvador mío y mi libertador, mi alma está unida a ti y tiene siempre sed de ti y de tu bondad, pues tu diestra me sostiene y me da paz.

Yo confesé a ti mi culpa Señor Jesús y tú me has perdonado, me liberaste de mi maldad, tu cólera dura un instante y tu bondad para toda la vida y por eso me siento una persona dichosa y complacida en tu amor, porque tú no has tenido en cuenta mi pecado y me miras siempre con piedad; en la mañana proclamaré tu misericordia y en la noche tu fidelidad.

AMÉN +

Ahora haz el Credo, un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada