ORACIÓN DE LA MAÑANA PARA DAR GRACIAS A DIOS Y PEDIR SU AYUDA


Amados hermanos gracias por acompañarnos una vez más y que nuestro Padre Celestial escuche sus oraciones en esta nueva mañana.

En repetidas ocasiones solemos orar a Dios, sobre todo para pedir su ayuda en los momentos más difíciles, sin embargo, es de igual manera importante, darle gracias al Señor, por todo lo que nos regala a diario. Es trascendental que no seamos ingratos y que demostremos al Señor, lo agradecidos que estamos por todas las bendiciones que nos da, sobre todo por ayudarnos en esos momentos de dificultad en los que nos sentimos desesperados y donde no encontramos ninguna solución a nuestros problemas.

Te invitamos a realizar esta bella y milagrosa oración a nuestro buen Dios, para decirle que lo amamos y que estamos agradecidos por todas y cada una de las cosas que nos da a diario, y sobre todo, por darnos lo más precioso, la vida misma, para poder disfrutar de todo lo que existe en el mundo.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Amado Dios, hoy me presento ante ti, para darte gracias porque que eres un Dios bueno, compasivo y misericordioso. Gracias por darme la vida, gracias por mis talentos y virtudes y gracias por llenar mi vida de hermosas bendiciones.

Oh Señor mío, hoy te doy gracias por mi cuerpo, por mi familia, por mi salud, por los alimentos, por el vestuario, por mi trabajo, por mi estudio y por todo lo que tú me das.

Gracias Dios mío, por mis seres queridos, por mis amigos, mis vecinos, mis compañeros de trabajo y de estudio, y también te doy gracias por mis enemigos, porque por medio de ellos tú me enseñas que el perdón es un acto de amor propio y por eso te pido que me ayudes a perdonar y a olvidar las ofensas que me hacen a diario.

Gracias mi hermoso Señor Jesús, por todas las personas y cosas maravillosas que llegan a mi vida, te doy gracias porque tú todo lo puedes. Sé que me sanas de mis enfermedades, de mis angustias y de mis sufrimientos, gracias Señor porque me alejas de la tristeza y la desesperación, gracias por sanarme de los malos pensamientos y por limpiar mi alma de odios y rencores.

Te agradezco Señor desde lo más profundo de mi ser por proteger a las personas que amo y caminar con nosotros cada día, llevándonos por sendas de amor y de bienestar.

Amado Dios, te doy toda mi gratitud por este bello día que me regalas como una nueva oportunidad para vivir y arreglar las cosas que haya hecho mal y te agradezco porque eres un Dios lleno de amor, perdón, gracia, e infinita bondad.

Gracias mi amado Dios por protegerme y por alejarme de todo peligro, líbrame del mal, ampárame de mis enemigos y líbrame de las tentaciones. Yo de mi parte daré todo de mí para poder ser útil a tu reino y a tu obra.

Señor, tú siempre estás en mi vida y en mi corazón por eso ayúdame a estar alerta ante el mal que se me presente y enséñame a escuchar tu voz para no extraviar mis caminos, pues tus sabios consejos son mi norte y la orientación que necesito. Y así como por tantos años me has colmado de bendiciones, espero poder seguir contando con tu divina presencia en mi vida para adorarte, alabarte y darte gracias por todo lo que me provees cada día, en especial, quiero pedir tu ayuda en esta situación que no he podido resolver y que me llena de angustia:

(En este momento pídele a nuestro buen Dios para que acuda en tu ayuda)

Gracias por tu amor y la paz con la que me revistes cada día, te entrego Señor de mi alma mi vida que es para honrarte y glorificar tu santo nombre. Concédeme la dicha de servirte y seguir dando testimonio de tu amor y de tu bondad al mundo.

Amado Jesús te doy gracias porque cuando he estado abatido y lleno de tristeza y angustia tú has escuchado mi clamor y has sanado mis heridas. Señor, gracias porque me ayudas a alcanzar el bienestar de mi alma desalentada y adolorida por el daño que me han causado algunas situaciones difíciles de la vida que me han afectado bastante.

Ayúdame Padre Santo a superar las pérdidas y dolores, y llena mi corazón de ilusión y de esperanza, líbrame del resentimiento, del odio y de la ira, y bendíceme con un corazón nuevo, dispuesto a amar y que esté lleno de alegría y de bondad.

Señor Jesús, te suplico que alejes de mi vida cualquier sentimiento de amargura, martirio o sufrimiento, y por tu piedad desata las cadenas que mantienen a mi ser atado a la desilusión, desaparece todo abuso y traición y con tu palabra de liberación, declárame libre de todo aquello que me impide ser feliz.

Protégeme amado mío, de cualquier maldad que quiera dañar mi corazón y mi paz y permíteme tener el valor y la fuerza para abrir las puertas al perdón. Lléname por favor de luz y esperanza al nuevo día que comienza en donde todo es diferente, lleno de alegría, reconciliación y paz.

Amado Dios, en medio del silencio y de la hermosa paz de este día que nace, me acerco hasta ti para pedirte que por favor me des fortaleza, sabiduría, confianza y ante todo fe. Te suplico que esta fe sea inquebrantable y aun en la más fuerte de las tormentas, nunca permitas que me olvide, que es tu gracia la que me sostiene y tus bendiciones las que me sustentan.

Divino maestro, hoy dejo en tus manos todas esas cosas que me acongojan y que no había aceptado en mi vida y que me causan sufrimiento, pero tengo la seguridad que contigo de mi lado, podré superar cualquier dificultad y vencer al enemigo, que quiere tenerme atado al dolor y al rencor, pero contigo en mi vida, jamás nada habrá de dañarme.

Amado mío, hoy quiero ver al mundo con ojos llenos de bondad, comprensión, amor y humildad y quiero tener mi mente llena de pensamientos constructivos y de bendición, quiero que estés junto a mí en cada momento del día y que yo pueda reflejarte a ti en mis actos y en mis palabras.


Hoy despertaré para cumplir con mis obligaciones, con mucha alegría y confiando en tu misericordia, pues tú Señor, me has dicho que tenga fe y que siembre con esperanza, pues la semilla que hoy he de plantar, pronto va a germinar y será mi gran cosecha.

Señor Jesús por favor sé mi escudo, mi lámpara y mi guía. Te pido que tu bendición descienda sobre mí y sobre toda mi familia, mis amigos, sobre mi trabajo, mi estudio y sobre mi país. Que alegría es poder encomendarte todo lo que amo y cuan maravilloso es saber que mis oraciones siempre encuentran respuesta en ti.

Te agradezco Señor, porque puedo sentir que en este momento tú me estás cubriendo con tu manto sanador, y estás en mí curando todas las heridas de mi corazón y haciendo que en mi vida florezca la piedad, la caridad, la felicidad y el bienestar que solo tú sabes dar a todos los que en ti confiamos y esperamos.

Dulce Jesús de mi alma, gracias por escuchar mi oración, y gracias por tus maravillosas promesas, gracias amado mío, porque sé que de tu mano, todo es alegría, amor y paz.

AMÉN +

Tomate un momento para agradecer con el corazón a nuestro amado Dios, recuerda que él siempre te escucha y estará dispuesto a seguirte ayudando.

Ahora haz un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada