ORACIÓN DE LA MAÑANA PARA PEDIR PERDÓN AL SEÑOR POR TODOS NUESTROS PECADOS


Estimados amigos de Yo creo en Dios, bienvenidos una vez más, y deseamos que, en esta nueva mañana, el Señor perdone todas nuestras faltas y pecados.

Una de las razones por la que tal vez no avanzamos, bien sea en nuestras relaciones personales, en el amor o en el aspecto económico, es que hemos venido cometiendo muchos pecados, a lo mejor incluso sin darnos cuenta, sin embargo, el resultado de esta clase de conductas inevitablemente hace que nuestra vida no sea la que deseamos y que para colmo, entremos en la angustia, el estrés o en la depresión.

Es por este motivo que en esta nueva mañana, te traemos esta milagrosa oración, para pedir perdón a nuestro Señor, por todas nuestras faltas y pecados, y para pedir que nos renueve y nos dé una nueva oportunidad para comenzar y cambiar de manera positiva nuestra vida.

Te invitamos a hacer esta oración durante nueve días seguidos, con mucho fervor, para que nuestro Señor perdone todas nuestras culpas y se apiade de nosotros, seguros de que nuestra vida, será mucho mejor. 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Amado Señor Jesús, en este nuevo día que comienza te pido de corazón que te quedes aquí conmigo, pues te necesito y quiero confesarme contigo y recibir de tus manos orientación, y la sabiduría para salir de este difícil momento, pues siento que mi vida ya no tiene sentido, pues no doy fruto ni en lo que hago, ni en lo que me propongo.

Señor Jesús, permíteme dejar toda mi vida en tus manos y de esta manera salir adelante con tu guía y fortaleza. Por favor dame una palabra de aliento y ayúdame a ser una nueva persona, llévate todo lo malo de mí, pues en varias ocasiones daño a los que están a mí alrededor con mi actuar, por eso quiero cambiar Señor Jesús y deseo abandonar la soberbia, la ira y el enojo y tener control sobre mi vida.

Jesucristo bendito, yo te pido perdón por mis pecados, con toda mi mente, con toda mi alma y con todo mi ser, porque soy consciente de mis errores, y de las malas obras que he realizado en el pasado, por eso te pido perdón, por haberme dejado influenciar por la maldad y por no haber tenido fuerza de voluntad frente al pecado. Te pido perdón y te suplico que me ayudes para no volver a caer en el pecado, por favor no permitas Señor Jesús, que me quede errando para siempre, más bien ayúdame a salir de la oscuridad y guíame para superar cualquier obstáculo que se me presente en mi conversión.

Poderoso Jesús, ayúdame a cambiar, pues a veces lastimo a los otros hasta con mi indiferencia, deseo ser un instrumento de tu amor, quiero que donde tú me pongas, pueda dar buen fruto y dar testimonio de tu amor para mis hermanos, para que vean la bondad que tienes con los que en ti creemos y esperamos. Ayúdame Señor Jesús, y purifica mi ser, lava del todo mi pecado, límpiame y mi ser quedará más blanco que la nieve, yo me arrepiento Señor de mi mal actuar, de todas mis ofensas y de todas las veces que me he dejado llevar por las malas amistades y las malas influencias.

Por eso Señor, hoy vengo de rodillas a pedirte que te apiades de mí y de mi alma, pues no me siento digno de mirarte a la cara, pero sé que tú eres el Padre de la misericordia y no me abandonarás a mi suerte. Dios mío, necesito que me restaures y que mis pensamientos y sentimientos sean purificados por tu bondad. Por tu inmensa compasión, borra mi culpa; ayúdame Señor Jesús, quiero ser una persona buena y hacer tu santa voluntad. Que no se me olvide que tú lo puedes todo, que no soy una causa perdida, que tú eres un Dios omnipotente que puede hacer nuevas todas las cosas y que eres el único capaz de sacarme de los enredos en los que me he metido a causa de mi terquedad y de mi prepotencia.

Tú sabes Padre mío, que yo soy débil ante la tentación, ayúdame por favor, y no me castigues en tu cólera, porque es grande tu piedad y tu misericordia por los años sin límite alguno. En ocasiones he desconfiado de tu palabra y he realizado la maldad que tanto aborreces, pero por favor perdóname y no me quites tu amor y tu bondad, pues a causa de mi rebeldía he tenido que sufrir las consecuencias de mis pecados, y por eso hoy vengo ante ti porque sé que he equivocado mis pasos y reconozco mi error, y la verdad, deseo cambiar y ya no pecar más.

Señor Jesús, quiero hacer lo correcto en todo momento, quiero que los otros puedan confiar en mí y que no se sientan defraudados; auxíliame Señor Jesús, y ten piedad de mi ser, ayúdame para vivir en una sana convivencia con las personas que me rodean, pues sé que todos tenemos problemas y dificultades, por eso permítenos salir adelante a pesar de los obstáculos de la vida, a pesar de las adversidades, a pesar de nuestra propia humanidad y debilidad, pues a veces dejamos que el desánimo y la tentación nos invadan y nos consuman, que las penas nos lleguen al cuello, sin hacer nada para cambiar, así que perdónanos Señor Jesús de todo corazón, y sobre todo, te pido que perdones este pecado que cometí y que atormenta mi ser:

(Cuéntale a nuestro Señor Jesús que es piadoso y misericordioso, cuáles han sido tus pecados y en qué necesitas que él te ayude a cambiar)

Te amo Señor Jesús y te doy gracias, porque sé que me escuchas y porque, aunque no lo merezca tú me tratas con bondad, y porque eres un padre bueno y sabio, y no tienes en cuenta mis faltas. Hoy quiero de manera firme hacer un compromiso para aumentar mi fe en ti, orando más y escuchando tu palabra, pues sé que, aunque yo te he despreciado, tú a mí me miras con amor y ternura y te apiadas mí que soy tu criatura, sabes que soy débil y que caigo fácilmente, sin embargo, tú siempre me animas, me ayudas a seguir de pie, y me invitas a no rendirme frente a la maldad, y me das nuevas esperanzas, pues tú me iluminas con tu presencia y no me dejas desfallecer.

Señor Jesús, tú siempre me bendices y me amas, por eso te doy gracias por cuidarme siempre, por protegerme y guiarme, y por ayudarme a levantar mi cabeza frente a la adversidad. Te doy gracias porque me permites abandonar mis pecados y por llenar mi vida de ilusión y de tu presencia, y por eso mi alma se regocija y se alegra en ti.

Divino Maestro, hoy te ofrezco esta humilde oración para alabarte y glorificarte, y darte gracias por todo lo que me das, también para pedirte perdón por todas mis faltas, y para suplicarte que me permitas aprender de mis errores para no cometerlos más. Yo deseo reconciliarme contigo y con todas las personas a las que les he hecho daño, dejar en tus manos estas cargas pesadas y agobiantes, alejarme del remordimiento y del resentimiento y poder seguir adelante por el camino del bien, siendo una mejor persona cada día, llena de alegría y de felicidad, así que gracias por perdonarme y por darme la paz que anhelaba mi turbado corazón.

Señor Jesús, te imploro que bendigas a todos mis seres queridos y también a mis enemigos porque, aunque haya diferencias entre los hombres, tú nos reconcilias a todos y nos permites dejar atrás el orgullo y la vanidad y nos enseñas a pedir perdón y a saber también otorgar el perdón a los otros, para liberar nuestra alma de las ataduras del rencor.

AMÉN+

Ahora haz el Credo, un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada