ORACIÓN DE LA NOCHE PARA DAR GRACIAS A DIOS Y DORMIR TRANQUILAMENTE


Queridos hermanos de Yo Creo en Dios, que el Señor bendiga y renueve nuestras vidas en este nuevo día.

Una oración de la noche hecha con verdadera fe y con amor profundo a nuestro Señor, es una hermosa manera de terminar el día, una forma de comunicarnos con Dios para alcanzar su gloria y renovar nuestros corazones.

Te animamos a empezar desde hoy,  apartar unos minutos de tu día, y establecer una comunicación espiritual con el creador, quien está presto a escucharnos y a ayudarnos. Solo es necesario dar ese primer paso, donde con una sencilla y bonita oración, logras romper las barreras y decir presente a un Dios, que te ama y te protege siempre.

Te invitamos a hacer la oración todas las noches, antes de irte a la cama, para recibir la protección y todas las bendiciones de nuestro buen Dios.

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

A ti Señor, hoy dirijo mi mirada y levanto mi alma, cuando ya todos se han retirado, cuando el silencio es quien nos ronda, acudo a ti, suplicando que no triunfen mis enemigos y que se sientan cansados.

Yo aquí te estoy esperando y  en ti confiando, para que ellos no me hagan daño, y aquellos que son infieles y tibios a tus palabras, sea el fracaso lo que ellos hayan buscado.

Enséñame e instrúyeme en tus senderos y que la senda que me has mostrado, siga yo muy prontamente, haz que camine con amor y verdadero temor a Dios, en esta noche te estoy esperando.

Recuérdame Señor que tu misericordia es eterna y tu ternura perenne, olvida mis ofensas y pecados, ayúdame a caminar por la santidad y que sean tus caminos Señor, los elegidos.

Tu eres justo y  bueno, imploro tu Nombre Santo, ¡oh mi amado y buen Jesús!, ven a alegrar mi alma. Cuando yo  estoy aquí contigo, en la oscuridad que la noche ampara, cuando  el tenebroso intenta relucir su alma, y espera sigiloso un descuido, cuando la penumbra asoma, cuando las sombras se mueven y tratan de asustar a tus elegidos, Señor tú te apareces, y no dejas que ni el menor toque se aproxime a mi alma.

Porque esta noche con una Oración entrañable he pedido tu protección y puedo sentir como tu Poderosa Sangre me cubre y me protege, derrumba cual sin igual batalla, aclara todo lo oscuro y alumbra el camino turbio, llegando a ser para cada uno de tus predilectos hijos tuyos, un suave pero fuerte escudo, una lámpara de aceite santo, dejando atrás y despavoridos a los que ocultarse quieren, dejando muy entrañablemente, tu amor por mi expandido.

(En este momento nos sometemos a la voluntad divina y pedimos a  la Santísima Virgen nos proteja)

Limpia y purifica mi interior, segrega el pecado y la maldad que en mí algún día se pudieron alojar, muéstrame ¡Oh Señor! cómo te puedo adorar, cómo no abandonarte y cómo seguirte por toda la eternidad, quiero ser merecedor de tu Reino, vivir junto a ti en la morada santa, ver el azul del mar, lo claro de las nubes y el cielo cubrir mi corpóreo cuerpo que en ti se goza.

Y es Nuestro Gran Señor, Dios de Israel y del mundo junto a nuestra madre santa, la Virgen María, quien intercede por todos sus hijos y con su más tierno abrazo, cubre con sus fieles manos a todos los que peregrinamos, infundiendo la humildad y atendiendo a mi grito, te estamos llamando, ven de prisa, escucha nuestros ruegos y deja que encendamos el incienso.

Que mis ojos no se cierren sin sentir tu presencia santa, que no me sienta indefenso, deja caer tu lazo y que mis manos puedan tomarlo para no caer nuevamente en el pecado.

Oh mi Dios, ven a inflamar el fuego para que  no se apague, deja la leña cerca y calienta mi alma.

Mi amado y fiel Padre, no puedo más si no agradecerte, ceñirme a tu túnica y como la brisa que finamente la mueve, colocar a mi familia, mi trabajo, mis amigos, y todas mis necesidades, bajo tu amparo, rogándote por la paz mundial, por tantos hijos tuyos que no te conocen, que surcan los rocosos caminos de la indiferencia y del  maligno.

Infunde tu Espíritu Santo en cada persona que busca tu luz, tómame señor y recíbelos, sopla sobre mi memoria, mi voluntad, mi entendimiento, mi pensar y mi poseer, tú me lo has dado y a ti vuelve, dispón de mí  y que sea tu voluntad y gracia, con tu amor que me invada.

Y en nombre de María la santa madre de nuestro Señor Jesucristo, te pido tu bendición, por los Siglos de los Siglos, Amén.

Ahora haz un Padre Nuestro, tres Ave Marías y tres Glorias.

  1. Responder

    Muy Hermosas horasiones me encantaria una horacion para mi esposa emferma de cancer Gracias

    • margarita perez
    • febrero 13, 2018
    Responder

    que sea nuestro sr que inbada mi alma que triste se encuentra oren por mi por piedad

Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada