ORACIÓN MILAGROSA A LA VIRGEN DE CHIQUINQUIRÁ


Queridos hermanos de YO CREO EN DIOS, gracias por acompañarnos nuevamente y que nuestro Señor todo poderoso, los colme de bendiciones.

En ocasiones nos sentimos agobiados por nuestros problemas y los del mundo en general, por las dificultades que tenemos que afrontar, pero al mismo tiempo, por todas las injusticias que pasan a nuestro alrededor, y que solo nos generan impotencia al no poder hacer nada.

Para esos momentos de angustia, hoy te traemos esta milagrosa oración a la Virgen María de Chiquinquirá, para pedirle su poderosa ayuda, para sanar nuestros corazones y para pedirle su santa intervención para ayudarnos a resolver nuestros problemas.

Te invitamos a hacer esta oración durante nueve días seguidos, con mucha fe y amor, con el convencimiento de que muy pronto vendrá la ayuda del Señor.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Santa Madre del cielo, Virgen del Rosario de Chiquinquirá, yo te invoco madrecita querida, ya que tú eres la abogada y refugio de los pecadores y consuelo de los afligidos. Virgencita linda llena de bondad, te pido que escuches esta humilde oración y le pidas a tu amado hijo Jesucristo, que por su misericordia me conceda la paz y la superación de todos mis odios y rencores.

Virgencita buena de Chiquinquirá, patrona de Colombia, alcánzame de tu adorado hijo el perdón de mis culpas y su auxilio en todas mis necesidades y en especial pídele que atienda esta sentida plegaria, que sobre la paz del mundo entero hoy realizo, y por la gracia con la que te ha revestido Dios, dame el consuelo y el alivio a mis penas y dolores si es tu voluntad.

Madrecita Santa endulza con tu presencia, mi amargura, mi tristeza y mi soledad y dame el ánimo de encontrarle buen sentido a mi vida, pues las dificultades y los problemas me traen en abatimiento, y es por eso, que hoy necesito de tu preciosa ayuda con este gran apuro:

(En este momento dile a la Virgen de Chiquinquirá tu dificultad, y pide su milagrosa ayuda)

Gloriosa Señora, Reina del cielo, aléjame de la tentación del mal, madre mía y enséñame el camino de la virtud. También muéstrame lo que es agradable a Dios, para no ofenderlo en mi actuar, ni con mis palabras, pues en ocasiones andamos como errantes y peregrinos por el mundo, sin luz, orientación, ni disposición. Mi adorada señora, hoy necesito tanto que me regales la esperanza y la fe para ser perseverante en hacer el bien, también guíame madre del cielo, para buscar siempre de las cosas de Dios y de su palabra.

Inmaculada señora de Chiquinquirá, dulce y eficaz consuelo, a ti elevo mi espíritu abatido, para que por tu hijo Jesucristo me preserves de la angustia, de las preocupaciones y de cualquier peligro, aléjame también de toda sombra de carencia y de todo lo que me impida prosperar y dar buen fruto, y por tu bondad dirígeme Madre Amada una mirada llena de amor y ternura, para tener un corazón sosegado, sereno y entregado a Dios.

Virgencita del Rosario de Chiquinquirá, tú que estás acompañada de San Antonio de Padua y el niño y del Apóstol San Andrés, acompáñame también en mi paso por esta tierra, para que pueda dejar huellas de amor y no de cicatrices, en las personas que están a mi alrededor, ya que tu vida me inspira, dame fortaleza en la debilidad y bríndame tu simpatía.

Virgen María, eres tú la gracia viva de Dios, fuente de bendición y de alegría, intercesora y ejemplo de sencillez y humildad, desde lo más íntimo de mi ser te pido que me ayudes a consagrar mi corazón a Jesús, para hacer siempre su santa voluntad, como lo hiciste tú mi bella señora, cuando le diste el sí, a nuestro Dios.

María Santísima, Virgen Soberana, gracias por mostrarme tu bondad y tu misericordia en tantas ocasiones en las que he acudido a tu generoso auxilio. Hoy Madre del cielo, solicito tu ayuda y te suplico que intercedas por mí ante el Padre celestial, para que me abra el entendimiento, me cambie este corazón de piedra, y me dé un corazón de carne lleno de amor y de caridad hacia mis hermanos más necesitados, haz que sea una persona generosa como tú lo eres Madre Bella, no me abandones nunca, pues en ti encuentro alivio, orientación y defensa.

Virgencita del Rosario de Chiquinquirá, mujer sabia y de dulcísimo corazón, amada Madre, tú siempre velas por el bienestar de nosotros tus hijos, hoy te pido Madrecita buena, por el bien de mi alma me concedas la fidelidad a Dios, enamorarme de él y de sus obras, y por favor dame sabiduría para hacer el bien en todo momento, a cada persona que me encuentre en el camino, para así dar testimonio de tu existencia en mi vida por siempre.

ASÍ SEA +

Ahora haz el Credo, un Padre Nuestro, tres Ave Marías y tres Glorias.


    • rrr
    • noviembre 18, 2019
    Responder

    Virgen de la chinquira hoy en tu dia te pido ayude a mi hija RARR para pasar la materia de procesal penal, procesal civil y contencioso administrativo con muy buenas calificaciones y asi poder lograr estar este año en 5to de derecho….. por favor ayudeme a cumplir este deseo que tanto anhelo con la dios de tu hijo amen……. asi sea

  1. Gracias virgencita María por todos los milagros,hoy te pido intercedas ante el padre para que mejore las finanzas en mi familia y protección

    • Edgar Alberto Gutiérrez Cardons
    • julio 9, 2019
    Responder

    Gracias nuestra señora del rosario de Chiquinquirá por tantos favores recibidos siempre eres mi luz y mi salvación. Oh madre clemente y pía escucha mi clamor pues eres de los pecadores el consuelo y la alegría amén.

    • Martha
    • abril 1, 2019
    Responder

    Gracias madre del cielo de tu he recibido muchas bendi iones y milagros, intercede ante tu amado hijo por la sanidad de mi hijo

Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada