PODEROSA ORACIÓN DE LA MAÑANA PARA OBTENER NUESTRA BUENA SALUD


Apreciados hermanos de Yo creo en Dios, que nuestro Señor en esta mañana les de toda la salud y sanación en sus vidas.

En diferentes ocasiones las dolencias o las enfermedades llegan a nosotros, mermando nuestras energías, interrumpiendo nuestras labores y en casos más avanzados llevándonos a incapacitarnos y afectar de manera grave a nuestro cuerpo y por ende a nuestro ánimo.

Por esta razón en esta ocasión te traemos esta poderosa oración de la mañana, para obtener sanación y a la vez fortalecernos en el Señor, para lograr superar nuestras enfermedades.

Te invitamos a hacer esta oración con mucha fe y dedicación, durante 21 días seguidos, con la total seguridad que nuestro Señor actuará en nuestro cuerpo y alma y nos sanará por completo.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Dulce Jesús de mi vida, mi amor y mi redentor, tú que eres la fuente de todas mis bendiciones, acudo a ti en este momento de mi vida en el que por la enfermedad experimento la fragilidad de mi cuerpo, ten piedad de mí que soy un pecador y estoy sin fuerzas para soportar tanto dolor y sufrimiento. Señor Jesús por tu amor, sáname por caridad, no me dejes sin tu consuelo y sin tu misericordia, apiádate de mí y devuelveme la salud que necesito y que tanto anhelo.

Dios mío, Amado Jesús, quiero entregarte todos mis problemas y aflicciones, porque sé que solo tú puedes sanarme y darme la paz que necesito. Señor Jesús, en aquellos momentos de oscuridad y decaimiento ilumina mi vida y levántame, sé tú por piedad el sol que viene a mi ventana cada mañana para alumbrar mis días y enséñame el camino que debo recorrer, te lo pido Dios mío, para que en los momentos de tristeza y de abatimiento tú seas mi compañía y el que me sostiene.

Tú más que nadie sabes que te necesito, ayúdame, protégeme y fortaléceme con tu amor, sin ti no soy capaz de vencer esta enfermedad, sin ti los problemas me ganan, pero contigo Señor Jesús, me siento vigoroso y con ánimo de luchar para mantenerme en pie. Mi hermoso Jesús, tú sabes sobre mis debilidades y sobre las dificultades por las que estoy pasando, por favor lléname de tu amor y cúbreme con tu santísimo manto para sentirme protegido y seguro.

Señor, en esta mañana te pido especialmente por esta dolencia que no he podido superar:

(Ahora cuéntale al Señor tu problema y pídele a nuestro amado Jesús, que si es su voluntad actúe sobre ti curándote y sanándote).

Deseo Padre bueno, que todos estos tratamientos médicos que me están realizando sean efectivos para mí, y que la medicina que hoy me tomo, me ayude también a curarme. Te pido para que bendigas grandemente a cada uno de los médicos que me atienden y a las personas que están a mi alrededor cuidándome y sirviéndome y te suplico que lo que la medicina no pueda curar, lo hagas tú como un milagro bello por el amor que me tienes.

Dulce Jesús de mi alma, concédeme si tú quieres, la salud de mi cuerpo y la paz para mi alma, para que me libre de toda esta enfermedad y recobradas mis fuerzas, pueda servirte con amor y dedicación a ti y a mis hermanos menos favorecidos, y agradarte con mis acciones y con mi vida.

En tus manos encomiendo este cuerpo herido para que lo sanes y repares de cualquier daño que tenga internamente y que me des valentía para afrontar esta prueba. Ayúdame a mantenerme con fe y esperanza, confiando en tu bondad. Padre amado, permanece en mi corazón y regálame la paz y la serenidad que anhelo, te necesito mi poderoso Señor Jesús,  ven a mi vida y quédate conmigo para poder resistir esta gran prueba que hoy llega a mi vida y de esa manera poder obtener la victoria.

Ilumina mis pensamientos para que sean positivos frente a esta enfermedad que hoy me acongoja y lléname de  fortaleza y valentía para no desfallecer, porque si tú estás a mi lado peleando conmigo todas mis batallas, quién contra mí Señor. Sé que todo es más fácil y llevadero a tu lado hermoso Señor Jesús, enciende en mí la llama ardiente de tu amor y hazme saber que es posible vivir serenamente en medio del sufrimiento.

Te pido amado Señor Jesús, que cures también mi alma golpeada y triste, abatida por el dolor y por la angustia y regálame un espíritu luchador y fortalecido, capaz de superar  cualquier adversidad y agradecer por la vida y el amor que hoy me regalas, aún en estos momentos difíciles de mi vida, en los que el sufrimiento quiere doblegarme y hacerme renegar de ti, pero mi fe hacia ti es más grande que eso y me sostiene.

Dulce Jesús de mi alma, hoy decreto sanidad sobre todo mi ser, y te entrego este cuerpo cansado y débil, lastimado por el dolor y esta mente agobiada y triste, para que tú en tu infinita misericordia y sabiduría, me sanes si es tu voluntad y me levantes victorioso, cualquiera sea la situación yo me aferraré a ti y a tu bondad, porque eres el amado de mi alma, el único capaz de atender mi clamor. Tú eres grande y poderoso y tu fidelidad es para siempre, te ruego me des la salud o me ayudes a soportar esta enfermedad, aceptándola con humildad si es tu voluntad que tenga que pasar por este sufrimiento.

Santo Padre, yo te alabo y te bendigo y te doy gracias porque eres maravilloso, te suplico Señor Jesús, que limpies mi espíritu de la maldad, y me des sabiduría y discernimiento para hacer todo lo que esté a mi alcance para curarme, y si así lo quieres regálame la gracia de obedecerte y de ser una persona noble y con buena actitud, te lo pido mi amoroso Señor.

Quita de mí todo sentimiento de fracaso, rencor o resentimiento que no me deje avanzar, todo mal recuerdo o envidia que esté en mi corazón y que impida mi sanación, aléjame de la depresión y enséñame a perdonar para ser perdonado, por todas mis culpas. Toma mi dolor en tus manos Señor y dame la cura a este padecimiento, para sentir el alivio y recibir tus bendiciones y tu presencia, transfórmame con tu poder y hazme dócil a tu palabra, por  el amor que me tienes Padre amado, y porque tuya es la gloria, el poder y la honra por siempre, mi Señor Jesús.

ASÍ SEA +

Ahora te invitamos a hacer el Credo, un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada