PODEROSA ORACIÓN DE LA NOCHE PARA EXPRESARLE A DIOS QUE NECESITAMOS DE SU PRESENCIA Y QUE LO AMAMOS


Estimados hermanos de Yo creo en Dios, reciban en esta noche todas las bendiciones de nuestro amado Dios y Señor.

En diferentes momentos de nuestras vidas, nos sentimos solos, sin amor, incluso sin motivos para seguir adelante, y gracias a la milagrosa intervención de Dios, nuestro Padre Celestial, nos hemos recuperado o hemos salido de aquella oscuridad en la que nos encontrábamos.

Es por esa razón, que hoy te traemos esta bella y poderosa oración, para decirle a nuestro amado Dios, que necesitamos de su presencia, que le agradecemos y que lo amamos infinitamente, por lo maravilloso que es con nosotros y por todas las bendiciones recibidas.

Te invitamos a hacer la oración en las noches, antes de irte a dormir y si tienes alguna necesidad en especial, haz la oración durante nueve días seguidos, con mucha fe y amor, con la seguridad de que muy pronto vendrá la ayuda del Señor.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Dios todo poderoso y eterno, en esta noche en la que me dispongo a descansar y a dejar atrás todos mis afanes, quiero darte las gracias por un día más de vida y de experiencias ganadas, gracias también por esta noche que brinda descanso y reposo al cuerpo y la mente. Padre bello, te pido perdón por todas las cosas que hice mal el día de hoy, por mis malas acciones, mis malas actitudes y mis malos pensamientos y sobre todo te pido perdón por olvidarme de ti.

Deseo Padre en esta noche, poner en tus hermosas manos todo aquello que me causa inquietud, que me causa miedo, temor o angustia, pues tú conoces todo acerca de mí, tú sabes sobre mis preocupaciones y flaquezas y sobre las cosas que me hacen sufrir, eres un Padre bueno y bondadoso y de seguro no me dejarás sin tu misericordia.

Padre amado, tú eres mi gran proveedor de paz, de amor y de bendiciones, y por eso te doy gracias Señor, porque de tus manos recibo a diario lo que necesito para vivir y ser feliz y porque siempre que te llamo e imploro tu bondad, tú me escuchas y atiendes mis súplicas sin dudarlo, eso me hace pensar que no estoy solo, pues tú vas delante de mí. Yo te confieso que en ocasiones soy impaciente y desconfío sobre las cosas que me pasan, o sobre las cosas que me propongo y no puedo alcanzar, pero tú mi Dios me has prometido que estarás aquí conmigo siempre que te llame.

Así es que ya no estaré más triste, ni afligido, deprimido y abatido, por aquellas cosas que no puedo solucionar porque no están en mis manos, así que confiare más en ti y disfrutare de la paz que me brindas porque la necesito. Tú me llenas de alegría y le das consuelo y alivio a mis penas. Padre bello, bueno y bondadoso, sé que tú me amas y no me dejarás sin tu clemencia, todos los días confiaré en el poder de tu palabra y encontraré reposo en tu presencia, pues tú eres mi refugio, mi protector y mi redentor.

Por eso hoy me arrojaré a tus brazos sin pensarlo, porque tú eres un Padre bueno, piadoso y leal, tú eres mi esperanza y mi gran amor, así que nunca más me sentiré en soledad, temeroso, asustado o triste, pues tú eres un Padre fiel que tienes grandes propósitos conmigo y por eso permaneceré a tu lado para hacer tu voluntad.

Padre celestial, Dios mío, tú eres mi gran bendición y la roca que me sostiene, por favor cuídame y defiéndeme del enemigo, protege a mi familia y a las personas que me acompañan y que amo, para que nunca les pase nada malo.

Padre Santo, hoy tuve un día un poco difícil, un poco complejo, pero quiero que sepas que estaba esperando con ansiedad este momento para encontrarme contigo, a solas y decirte lo mucho que te amo y que te necesito, pues tú eres lo más hermoso que tengo en mi vida, sin ti no hay nada, pero contigo lo tengo todo; seguridad, refugio, paz y amor.

Hoy por ti, soy una persona renovada y tengo el convencimiento de que vendrás a mí vida en esta noche para reparar mis fuerzas y todas las cosas que yo destruyo en mi ignorancia. Fortaléceme y dame ánimo para eliminar de mi mente el negativismo y la preocupación, para poder continuar a tu lado sabiendo que tú aligeras todas nuestras cargas y las haces llevaderas. En tus manos abandonaré cualquier problema o situación difícil que tenga, por delicada que sea, porque confío en tu poder y en que tú puedes transformar mis problemas en bendición.

Tengo la seguridad de que tú me enseñarás a asumir nuevos retos y a afrontar con firmeza mis decisiones para superar cualquier obstáculo o cualquier adversidad que se presente, la derrota ya no estará conmigo, ni dejaré que mis miedos y preocupaciones me dominen. Desde este instante asumiré mi vida con responsabilidad, y pondré la frente en alto, con mucha determinación, pues tú me respaldas, me guías e iluminas mis caminos; gracias Padre Amado por suplir todas mis necesidades:

(Pídele al Padre Celestial que te creó, que sea tu guía y que more en ti en todo momento, que te muestre los caminos que debes recorrer y que sea tu fuente de amor y paz).

Padre bello tú eres mi gran proveedor, el que me da paz y tranquilidad, gracias por custodiar toda mi existencia, tú llenas mi vida de abundancia y en gran medida la enriqueces, rebosas mi corazón de amor y de ternura y mis problemas se transforman en oportunidades para demostrar mis habilidades y lo que he aprendido de ti y de tu palabra. Tu sabiduría y tu bondad me acompañan cada día, así que gracias por limpiar mis heridas y llevarte el rencor y los resentimientos de mi corazón.

Padre bello, te confieso que mi alma se deleita con tu presencia, con la luz de tu mirada que ilumina todo mi ser y con el murmullo de tu voz se apacigua mi corazón. Tú haces brotar manantiales de bendiciones en mi vida y tengo la seguridad de que no se cae la hoja de un árbol, sin que tú así lo dispongas, por eso en esta noche con mucha confianza en ti, descansaré placenteramente y tendré un sueño reparador y agradable.

Padre bueno y misericordioso, creo que tú eres mi gran aliado, el ser más hermoso que tengo a mi lado, el que me sostiene y me inspira, el que me anima y me levanta y por eso te entrego todo cuanto soy y cuanto tengo, todo lo que me has regalado con tanto amor, mi vida, mi familia, mis hijos y mi trabajo y te pido que me dirijas y me ayudes a actuar con discernimiento, aceptando la vida como se presenta con alegrías y tristezas, abundancia o escases, pues tú todo lo haces perfecto.

Gracias de nuevo Padre amado, por este gran día y por esta noche que trae consigo un descaso reparador, me entrego esta noche al sueño y al buen dormir, para amanecer mañana con una actitud renovada, agradable y con una mente despejada y dispuesta a crear soluciones a los problemas y también con un espíritu puro y lleno de amor para dar.

ASÍ SEA +

Ahora te invitamos a hacer el Credo, un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada