SÉ PACIENTE DIOS TE ENSEÑARÁ EL CAMINO QUE DEBES SEGUIR


Llámame y te responderé, y te anunciaré cosas grandes y misteriosas que tú ignoras.

Jeremías 33: 3.

Acepta el misterio, la sorpresa de la vida, no quieras saberlo todo, porque Dios te va mostrando todo parte por parte para que disfrutes de cada cosa en plenitud, para que vayas aprendiendo de a poco, para que puedas hacer una cosa a la vez, bien hecha, alcances tus metas y no dejes cosas iniciadas o huecos sin tapar.

Ve paso a paso, no te apresures porque del afán no queda sino el cansancio como dicen por ahí, lo cual es muy cierto si vas muy rápido lo único que haces es desgastarte sin sentido y perderte de varias cosas hermosas que no logras ver por lo rápido que pasas, es más, habrá partes que te saltas y luego descubrirás que tenías que vivirlas, que eran importantes para tu vida.

Quizás por la prisa no conociste a aquella persona que hoy estás esperando, probablemente por ir tan a prisa apenas has notado la presencia de alguien que a lo mejor está hace tiempo a tu lado. Quizás hoy es tarde para acercarte a alguien, para hacer nuevas cosas, para conocer algún lugar o simplemente para aprovechar una nueva oportunidad, todo porque quisiste llegar muy pronto pero se te olvidó que dejabas atrás la sorpresa de la vida, y lo triste es que a pesar de todo, ya no sirve de nada arrepentirte.

Así como no sabes por dónde va el viento, ni cómo se forma el niño en el vientre de la madre, tampoco sabes nada de lo que hace Dios, creador de todas las cosas.

Eclesiastés 11: 5.

A veces es necesario pisar el freno, desacelerar un poco porque puedes no ver el conejito o el niño que está en frente tuyo y puedes acabar con una vida, que no necesariamente es la ajena, porque yendo con mucha prisa, incluso puedes estar perdiendo la tuya, ya que vas perdiendo energía, como el carro que pierde combustible. No conocer todos los planes que Dios tiene para tu vida, hace que sueñes, que abras tus horizontes y que pidas a Dios que te abra los caminos.

Pero más importante aún, te facilita aprovechar lo que tienes, ver todas las oportunidades presentes y compartir plenamente con quienes te acompañan en el diario vivir.  Que no sepas a dónde se dirige el viento, no quiere decir que andes por ahí perdido, desorientado; quiere decir que tienes la oportunidad de intentar diferentes cosas; y perderte te enseña a volver al camino, a pedir ayuda y a confiar en que todo lo que Dios pone en tu vida tiene un propósito, un objetivo claro.

Así que no dejes escapar ninguna mariposa por el afán de atrapar un pájaro, pues puedes perder a los dos.

El señor dice: “mis ojos están puestos en ti. Yo te daré instrucciones, te daré consejos, te enseñaré el camino que debes seguir.

Salmo 32 (31): 8.

Incluso cuando te pierdes, Dios te está mirando y te muestra el camino que debes seguir, te vuelve a orientar y constantemente te da consejos, te dice qué planes hacer y cuál es mejor que no hagas, o también que esperes para hacerlos, la cuestión es que tú abras el corazón y el oído y escuches a Dios.

Es importante que tengas presente lo que él te dice y también que lo sigas para no perderte de nada, sin embargo, cuando quieras hacer algo y sientas que Dios te aleja de los pasos para cumplir ese objetivo no desconfíes, no reniegues, ni desesperes porque el Señor sabe que quizás no es el momento para que llegues allí o para que tengas esa experiencia, ten calma que todo llega a su debido tiempo.

El hombre hace muchos planes, pero sólo se realza el propósito divino.

Proverbios 19: 21.

Y lo que crees que nunca te sucederá, eso que piensas que no es para ti, lo más seguro es que muy pronto te sucederá, solo que no cuando tú lo tienes establecido, sino cuando Dios lo tenga planeado para ti. Cuando Él sepa que ya estás preparado, que ya has aprendido lo que tenías que aprender para gozar plenamente de eso que tanto anhelas, entonces lo más probable es que te lo conceda.

Así que no desesperes porque Dios tiene un propósito para ti y por eso preparó tu camino desde antes que nacieras, porque él es quien conoce lo que debes o no debes aprender, las personas que debes o no conocer, Él es quien sabe qué pasos debes dar para llegar a tu meta y que pasos no.

Por lo tanto, deja la ansiedad de lado, no te apresures tanto, pues los momentos de calma y quietud también son necesarios, estos traen paz y sabiduría para continuar el camino y para saber qué hacer cuando hay instantes de agitación que pueden nublarte la vista y hacerte sentir perdido o desorientado.

Antes que cualquier otra cosa, adquiere sabiduría y buen juicio. Ámala, y te enaltecerá; abrázala, y te honrará.

Proverbios 4: 7-8.

Pide siempre sabiduría y paciencia para ver, escuchar y comprender en qué momentos debes andar más despacio y en cuales momentos debes andar un poco más rápido, para saber esperar y aceptar la sorpresa, no olvides que aunque quieras, no puedes tener el control de cada cosa que te pasa porque el misterio y la falta de control es lo que hacen de la vida algo mágico y a veces difícil, pero al final bello y preciado.

Dios te revela poco a poco la senda que debes seguir, porque sabe que si haces muchas cosas, terminas dejando alguna colgada o atrás, ten sabiduría para aceptar cada cosa que pase, pero también para cambiar lo que puedas cambiar, para entender que todo pasa y que aunque no puedas manejarlo todo, cada circunstancia es un instante que debes aprovechar y reconocer como el más preciado de tu vida porque así aprendes a vivir en el ahora, sabiendo que lo que pasó ya se fue y no puedes hacer nada sobre eso y que lo que viene no ha pasado y puede no pasar, por tanto tampoco puedes hacer mucho frente a esto.

Sobre lo único que puedes actuar y decidir es sobre lo que tienes en el momento, así que no lo pierdas por querer saber todo lo que te espera, porque un segundo más adelante puede ser tarde para querer hacer lo que dejaste pasar.

Que Dios te ilumine y te bendiga.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada