VIVE CADA INSTANTE PLENAMENTE CONFÍA EN DIOS


Tus ojos vieron mi cuerpo en formación; todo eso estaba escrito en  tu libro. Habías señalado los días de mi vida cuando aún no existía ninguno de ellos.

Salmo 139 (138): 16.

Vive el presente, no lo compares con el pasado y tampoco vivas a la espera del mañana, porqué así no podrás apreciar los matices de la vida. Conserva la esperanza en los momentos de sufrimiento, recuerda que la vida es un regalo que vale la pena disfrutar aun en los instantes más difíciles. No olvides que Dios ha escrito una historia perfecta para ti.

No te afanes por lo material, ya que es necesario, pero no imprescindible. Vive con humildad esto te engrandecerá ante los ojos de Dios y de los demás. Además  acuérdate que cada día trae su propio afán y lo más importante es cultivar buenos amigos, amor en tu familia y minutos llenos de paz y felicidad.

La vida está hecha de lo compartido con otros y cuando abandones este mundo serán más valiosos los recuerdos que dejas en quienes te conocieron, cada enseñanza, cada risa, cada lágrima e incluso cada pelea que después sirvió de anécdota y te fue enseñando a perdonar. Es más agradable aprovechar el día cuando compartes tu momento presente con personas con quienes de verdad deseas estar.

Por lo tanto, cuiden mucho su comportamiento. No vivan neciamente, sino con sabiduría.

Efesios 5: 15.

Vive cada día con intensidad, amor, sencillez y alegría, vive a plenitud cada instante de tu vida abriendo tu corazón al amor y el perdón. Esto reflejará nobleza y sabiduría, liberándote de rencores y ataduras que te ocasionen dolor.

No hagas nada que te haga sentir ajeno a tus creencias y  a ti mismo, haz todo aquello que te de felicidad procurando que salga de tu corazón. Entrega todo cuanto puedas sin esperar nada a cambio, la vida te sabrá recompensar. Como dice León Tolstoi: “el vivir en contradicción con la propia razón es la situación más intolerable”. Lo que quiere decir, sé y mantente siempre fiel a ti mismo.

Perdona, olvida y elimina de ti la rabia, la venganza, la envidia, la soberbia y la mentira, en general los malos pensamientos porque corroen tu alma y dañan tu corazón. No admitas en tu vida la hipocresía, ni la mediocridad son sentimientos vanos y bajos, que sólo conllevan a la tristeza, la amargura y la soledad.

El Señor te protege de todo peligro; él protege tu vida. El señor te protege en todos tus caminos, ahora y siempre.

Salmo 121: 7-8.

Disfruta al Superar las pruebas que te pone la vida, esto es muestra de sabiduría y confianza en Dios. Alcanza tus metas sin miedo, no te rindas, levántate al caer, vive con esperanza, intenta antes de rendirte, recuerda que la peor diligencia es aquella que no se hace. Nunca olvides que resurgir de la adversidad te hace más fuerte.

Recuerda, la vida es dinámica y cambiante, nada permanece y todo pasa. Potencia la flexibilidad para adaptarte a los cambios. Dios te acompaña siempre y no pondrá en tu camino algo que no puedas sobrellevar. Por eso no temas a los cambios vivir la vida en una zona de confort no te permite visualizar el panorama completo.

Permítete vivir plenamente cada segundo de vida que tienes, una forma de lograrlo puede ser regalarte la oportunidad de marcar un día en la semana que sea especial para ti. Un día en el que programes actividades que te motiven y te ayuden a vivir días especiales junto a las personas que la vida te regala continuamente.

¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas?

Pues aunque ésas llegasen  a olvidar, yo no te olvido.

Isaías 49: 15.

A pesar que en tu camino encuentres personas que te desprecien o no te valoren acuérdate que Dios te ama y te creó con un propósito, tu vida es un regalo de Él para ti por lo que esto debe ser suficiente para hacer caso omiso a quienes te menosprecien y por eso debes hacer de tu vida algo importante y valorarla.

Ser feliz es una decisión que tomas a diario sin importar lo que venga o las negativas de algunas personas que se cruzan en tu camino, además ten siempre presente que también hay quienes te llenan de amor y están dispuestos a acompañarte siempre en todos los momentos de tu vida.

Invierte tu energía en tu fe, en tu familia, en tus amigos, en esos pasatiempos que te hacen feliz y no en aquello que nubla tu vista y te impide ver que la vida es más que los juicios y  desprecios de otros. Esto hace parte de soltar todo aquello que te haga daño, que te lastime y haga que te menosprecies y traiciones tu amor propio.

Porque: Quien quiera amar la vida y pasar días felices, cuide su lengua de hablar mal y sus labios de decir mentiras; aléjese del mal y haga el bien, busque la paz y sígala.

1 Pedro 3: 10-11.

Parte vital de la vida es no hacer a otros lo que no quieres que te hagan a ti, cultivando la calma y felicidad, por eso evaluar lo que piensas de los demás y entender la razón por la que lo haces es importante para liberarte de rencores, que lo único que generan es malestar y daño en tu vida.

Elimina cada cosa tóxica en tu vida, más importante aún si es interna, es decir el sufrimiento presente en tu vida generado por tu propia mano, es lo primero a erradicar ya que vivir con coherencia es vital para crecer cada día.

Junto con esto no olvides que cada instante es mejor si eres tu mejor versión cada día y te superas a ti y a nadie más, por lo general muchos de nuestros problemas y de lo que nos aqueja en la vida es a causa de la constante competencia y el anhelo de ser mejor que las demás personas.

No huyas del dolor, este es parte de la vida, por tanto afrontarlo y superarlo es primordial, sanar tu corazón y protegerlo siempre facilita alejarte del mal y tener paz cada segundo de vida.

Que Dios te ilumine y te bendiga.


Deja un comentario

Cuando haces una ofrenda al Señor, él te multiplicará por 100 lo que has dado.

$
Información personal

Total de la donación: $10.00

Yo Creo en Dios en Facebook

HAZ ESTA ORACIÓN A DIOS Y ENCUENTRA EL AMOR

Yo creo en Dios

Bienvenidos a Yo Creo en Dios un remanso de paz y amor, bajo la protección del Señor.


Estamos convencidos que con la ayuda de nuestro buen Dios, todo será mejor, nuestro día, el trabajo, el estudio y todo lo que nos propongamos hacer, por eso te invitamos a orar a diario a nuestro Señor, de seguro te escuchará. 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Ayuda a cambiar una vida con la oración adecuada